guía de caballetes

Guía para elegir el mejor caballete de pintura 2018

Es hora de elegir el caballete que más se adecue a tu tipo de producción artística.

Ya tienes tus pinturas, tu paleta, tus pinceles preparados, tu lienzo montado e imprimado, toda la miscelánea bien elegida, pero… necesitas apoyarte en algo que te permita trabajar cómodamente. Descubre en este artículo Cómo elegir caballete para pintura artística.

 

Hay una gran variedad de caballetes en el mercado y cada uno es adecuado para determinada disciplina artística a la que te vas a dedicar, ya que no es lo mismo un caballete pensado para pintar al óleo o pastel que las prestaciones que ha de tener un caballete para pintar en acuarela.

Tu caballete ha de estar fabricado con materiales de buena calidad, para que te aguante a lo largo del tiempo y no tener que comprar otro cada poco tiempo. Ya que un caballete de baja calidad podría darnos problemas de estabilidad o en los anclajes en poco tiempo de uso.

Es importante tener en cuenta el material del caballete, tanto de la estructura como del resto de piezas del mismo, como la tornillería, las ruedas, bisagras, pletinas, frenos, trinquetes…

 

Deberás elegir un caballete que se adecue a tus necesidades, tales como el tamaño de la obra, la técnica, el lugar donde trabajarás, porque no es lo mismo tener un estudio propio, que salir a pintar al campo.

 

Pueden parecer muchos factores a tener en cuenta a la hora de comprar un caballete para pintura, pero no te preocupes, porque reduciré las opciones solo a tres, que englobarán todo lo que necesitas saber para elegir el mejor caballete de pintura y verás que no es para tanto. Así que déjame guiarte un poco a la hora de elegir el caballete más adecuado para ti.

 

Elegir caballete según material

Los caballetes están hechos de aluminio, acero o madera, principalmente. Pero se dividen en caballetes de madera para pintar y caballetes de metal para pintar.

Estas son las características y cualidades de cada tipo de caballete de pintura.

 

Caballetes metálicos:

Los caballetes metálicos son ideales para enfrentarlos a las inclemencias del tiempo y su resistencia es superior, por lo que son adecuados para un uso intensivo.

Eso los hace perfectos para ocupar escuelas o academias de arte.

Además, suelen ocupar menos espacio cuando estos son plegados para guardarlos hasta su próximo uso.

Muchos pensaréis en que el metal se oxida y se deteriora más que la madera, pero los metales utilizados hoy día en la fabricación de caballetes metálicos son muy resistentes y están preparados para soportar los agentes atmosféricos y la humedad. Aportando mayor durabilidad.

Estéticamente, los caballetes de metal son menos afortunados que los de madera, pero eso dependerá de tus gustos y de lo que necesites.

Puedes encontrar una gran variedad de caballetes económicos metálicos.

 

 

Caballetes de madera:

A la hora de comprar un caballete de madera, tenemos que tener muy en cuenta el tipo de madera del que está hecho, ya que la calidad y durabilidad del caballete dependerá de ello.

La mejor madera para los caballetes es la madera de haya, aunque los puedes encontrar de bambú o de lyptus.

El barnizado del caballete también es un factor importante a la hora de elegir uno, ya que al igual que el tipo de madera, el barnizado hará que tu caballete soporte más el paso del tiempo.

Estéticamente, los caballetes de madera son más bonitos que los de metal y en ciertos aspectos resultan más cómodos, aunque esto dependerá también de nuestros gustos y la experiencia que hayamos tenido utilizando caballetes de metal o de madera.

 

Elegir caballete según tamaño

¿Pintas pequeñas obras de arte fácilmente transportables o eres de los que prefieren pintar a lo grande, con lienzos o tablas superior a los 1,5 m. y siempre necesitas llamar a tu primo, el de la furgoneta, para que te ayude a transportar tu obra?

El tamaño del caballete también es un factor importante a la hora de comprar el más adecuado para tus trabajos o para el espacio disponible que tienes en tu lugar de creación.

Veamos varios tipos de caballetes según su tamaño, para que tengas una visión más exacta de lo que puedes necesitar en tu producción artística.

 

Caballete de mesa o sobremesa:

Son perfectos para trabajar formatos pequeños. Resultan muy prácticos tanto a la hora de organizarte tu espacio de trabajo como de recoger y guardar.

No son adecuados para formatos grandes, pero si tu trabajo es más bien de pequeño formato, un caballete de sobremesa será la mejor opción.

Puedes encontrar caballetes baratos en esta modalidad en casi todas las marcas.

 

Caballete de campo o de campaña:

Estos caballetes han sido diseñados con la intención de poder ser transportados y utilizarlos en cualquier sitio.

Ocupan muy poco espacio cuando están plagados, son muy versátiles y permiten trabajar con casi cualquier técnica artística.

Dentro de esta categoría hay varios modelos

 

– Caballete de caja:

Es el caballete perfecto si te gusta tenerlo todo recogido en un pequeño espacio. Puedes guardar tus pinturas, pinceles, paleta y accesorios en la mima caja, que al plegarla y cerrarla se convierte en un práctico maletín.

Es genial tenerlo todo a mano y bien organizado.

 

– Caballete de caja pochade:

Este tipo de caballete es más bien un atril. Al abrir la caja, podrás levantar uno de sus lados y convertirlo en un atril, donde podrás apoyar tu lienzo o papel. También te permitirá guardar tus pinceles y pinturas. Generalmente incorporan una bandeja que te servirá de paleta de pintura.

 

– Caballete de sobremesa de trípode:

Son pequeños caballetes de patas extensibles que te permitirán ajustar la altura. Disponen de una parte plana en la que apoyar tu obra.

Deberás de tener en cuenta que son muy ligeros y que están pensados para utilizar en el interior.

 

Caballete de estudio:

Estos caballetes son la joya de la corona. Son caballetes robustos y preparados para aguantar cualquier tipo de soporte, maderas, lienzos en bastidor, chapas, plásticos y metacrilatos, etc.

También los hay de diferentes tamaños, pero si buscas trabajar en grandes formatos, esta es la mejor opción, por su estabilidad y resistencia.

Son pesados y están pensados para dejarlos en una parte del estudio, como un mueble más y no son adecuados para ser transportados o utilizados como caballetes de campo.

También existen caballetes de estudio plegables, para ser guardados después de su uso, pero seguirán ocupando un espacio importante.

Si te decantas por comprar un caballete de estudio, ten en cuenta algunas cuestiones, como el tipo de madera, la preparación o los anclajes y la tornillería. Asegúrate de que son resistentes, para que no te compliquen a la hora de trabajar.

Si echas un vistazo a las opciones del mercado, verás que puedes comprar caballetes baratos para estudio, pero te aconsejo invertir un poco en ellos, porque merece mucho, mucho la pena comprar un caballete de calidad.

 

Elegir caballete según sistema de anclaje

El sistema de anclaje de un caballete, es el sistema que utiliza para elevar o descender el apoyo del lienzo.

 

Cremallera metálica o trinquete:

Este sistema permite elevar el lienzo escalonadamente. Te aconsejo modificarlo sin tener el lienzo puesto, porque el peso del mismo podría dificultarte su manipulación.

Este método evita que se estropee la madera y el caballete dure más tiempo en estado óptimo.

 

Manivela:

Este sistema lo utilizan los caballetes de alta gama y resulta realmente sencillo y práctico.

Estos caballetes pueden poseer tornillo sin fin o cables de acero, para el uso de la manivela. Te aconsejo que te decantes por uno de tornillo sin fin, ya que son menos problemáticos y más duraderos.

 

Eléctricos o con mando a distancia:

Para los que trabajan formatos grandes y pesados, esta es la mejor opción o para personas que tienen problemas de espalda o no pueden o quieren hacer esfuerzos con lienzos o tablas pesadas.

Hay dos tipos de mecanismos para la elevación de la bandeja del lienzo.

 

-Interruptor:

Situado en la misma bandeja, por lo tanto corre el riesgo de romperse si el lienzo se le cae encima.

 

-Pedal:

Este se puede colocar en el lugar que mejor le venga al artista, por lo que es muy práctico y no molesta mientras trabaja. Así que yo me decantaría por este método.

 

 

Últimos consejos

Algo a tener en cuenta es el peso del caballete, ya que algunos pueden ser demasiado livianos para llevarlos al campo, donde cualquier racha de aire, podría desestabilizarlo o directamente tirarlo.

 

Si tienes un estudio a veces es mejor invertir en caballetes robustos ya que les vas a dar mucho trabajo.

 

Si por el contrario trabajas en alguna academia, donde has de colocar los caballetes según las necesidades, puedes encontrar caballetes económicos más livianos y de buena calidad que permitan ser plegados y guardados tras cada clase o cuando no sean utilizados.

 

 

Esto es todo lo que puedo aconsejarte, de momento, a la hora de comprar un caballete de pintura.

Espero que te haya servido de utilidad esta guía y tengas más clara tu próxima adquisición para tu carrera artística.

Deja un comentario